LAS FIESTAS - por marcelmaina


Quién más, quién menos, llegamos. Mezcla de cansancio, de ansiedad, de miedo y algo de esperanza. Qué sería de nosotros sin renovar en algo nuestras esperanzas. Aún el más descreido y escéptico, allí, en su fondo, conserva algo de esperanza por que algo cambie, mejore. Imposible seguir sosteniendo esfuerzo y proyectos sin ello. Y aunque muchos conspiren para que queden pocas esperanzas seguimos, poco ó más, creyendo en el porvenir. A pesar de.
La medida de la esperanza es también jodida, sabemos que de muchos altamente esperanzados están conformadas las huestes de votantes frustrados, emprendedores vencidos y suicidas consetudinarios. Muchos políticos especializados en el arte moderno de manipular las masas saben que no solo se puede utilizar el miedo de sus víctimas (digo votantes) sino también es utilizable la esperanza. No obstante, aquí estamos, en vísperas de festejos en estos lados de este cristiano mundo cada vez menos cristiano. Y creyentes, descreídos, soldados de la esperanza y suicidas frustrados, cuando den las 12, estaremos levantando nuestras copas, maldiciendo un año ido que aumentó inseguridades y esperando que algo sea mejor.

ELLA - marcelmaina


Quien teme perder su melancolía, quien tiene miedo a superarla, con qué alivio constata que sus temores no tienen fundamento, que ella es incurable...
Emil Cioran


Te vi derribada en la mesa de un café,
en el último café de una larga lista de uno.
Dabas pena.
Y me invitaste con tu pena a beber el vino del tintero,
el que huele a madera y suena fuerte en el estómago.
Dabas pena.
Me senté como quien no puede detener su vacío,
para pedirte que me dieras la chance de una sonrisa.
Dabas pena.
Y fue el vino vinagre fatal del hartazgo,
El tuyo y el mío, el de siempre.
Dabas pena.
Tu mirada, un triste vagón del fin del mundo,
del nuestro, del mundo que supimos perdido para siempre.
Dabas pena.
Y fue aún más cruel que practicaras una sonrisa,
mueca en aquel tiempo detenido porque si.
Dabas pena.
Vi del otro lado del cristal como niños de la calle
aplastaban sus caras contra el vidrio.
Dabas pena.
La gente seguía, precipitada en las arterias
y quise decirles que no vale la pena.
Dabas pena.
Fue no poder gritar, ni correr, ni entender,
Solo el simple paso de un tiempo exánime.
Dabas pena.
Pagué y me fui,
Sabiendo que, inevitablemente, nunca me iría de alli.

Gasalla, Urdapilleta y Tortonese en la clínica- Humor Negro del mejor


PARA ELISA, homenaje a mi amiga/vecina que no quiso llegar a los 100- por marcelmaina



¿ Con qué sueñas Elisa ?

Siento tu espíritu más allá,

pasa por las rosas, viaja en la cola de una gata

negra

hacia quién sabe que techo.

Te arreglas, toma su tiempo

prepararse.

Le pides tiempo al tiempo, para entregar

tu palabra, tu cálida palabra, tu firme y empecinada palabra.

Tus claros ojos buscan descanso en cada forma

que acompañan, con distancia, con una suave y

piadosa mirada.

Tomo tu mano,

pese a su frío me abriga,

tiene el calor de tu historia,

esa historia en la que tantas veces te olvidaste

de Elisa.

Sonríes,

con esa sonrisa tan particular de quien sabe que a la vuelta de la vida su verdad nos atrapa.

Y entonces, la Elisa olvidada es abuela en muchos nietos,

madre en tantos hijos , tía, hermana,

hija o simplemente amiga.

Un pasillo, una ventana,

una figura que acompaña el paso.

Y repites una y otra vez

tu receta,

la mejor de todas, 

aquella que saboreamos todos tus dilectos comensales:

beber la vida profundamente,

hasta extraer del alcohol de sus años

la palabra, el acto,

y la paciencia del sabio.

PREGUNTAS DE UN OBRERO ANTE UN LIBRO -Bertold Brecht




Tebas, la de las Siete Puertas, ¿quién la construyó? 
En los libros figuran los nombres de los reyes. 
¿Arrastraron los reyes los grandes bloques de piedra? 
Y Babilonia, destruida tantas veces, 
¿quién la volvió a contruir otras tantas?¿En qué casas 
de la dorada Lima vivían los obreros que la construyeron? 
La noche en que fue terminada la Muralla china, 
¿adónde fueron los albañiles? Roma la Grande 
está llena de arcos de triunfo. ¿Quién los erigió? 
¿Sobre quiénes triunfaron los Césares? Bizancio, tan cantada, 
¿tenía sólo palacios para sus habitantes? Hasta en la fabulosa Atlántida, 
la noche en que el mar se la tragaba, los habitantes clamaban 
pidiendo ayuda a sus esclavos. 
El joven Alejandro conquistó la India. 
¿El sólo? 
César venció a los galos. 
¿No llevaba consigo ni siquiera un cocinero? 
Felipe II lloró al hundirse 
su flota. ¿No lloró nadie más? 
Federico II ganó la Guerra de los Siete Años. 
¿Quién la ganó, además? 
Una victoria en cada página. 
¿Quién cocinaba los banquetes de la victoria? 
Un gran hombre cada diez años. 
¿Quién paga sus gastos?
Una pregunta para cada historia.

Bertold Brecht (1.898/1.956), el dramaturgo, el poeta, el director de teatro, el que abordó los temas sociales y la política reivindicando la causa de los olvidados. Pero sin panfletos. El de la opera de dos centavos, el de La vida de Galileo Galilei.Provocó el dialogo entre profundos conceptos y los hombres de la calle. El que sacudio al espectador del mero entretenimiento, el que bregó por la reflexión y el pensamiento crítico sin golpes bajos, sin facilismos, sin lugares comunes. Por supuesto sin Hollywood ni Broadway.

AMADOS MONSTRUOS - por marcelmaina



Ésta foto, la del Frankenstein inolvidable de Boris Karloff, película rodada en 1.931 y cuyo director (a esta altura ensombrecido por la talla de su actor) fue James Whale, es mi preferida. Me transmite una profunda melancolía y entiendo que es esa mirada desacida del monstruo sobre lo humano la que me atrapa y me conmueve. El juego original de Mary Shelley, provocado por Lord Byron en el verano de 1.816, que devino en la escritura de "Frankenstein o el moderno Prometeo", nos dejó de herencia una profunda proclama romántica que interpela la humanidad moderna, ya convertida en un clásico inagotable.
Es para mi, un tema que siempre retorna, cuando la jactancia de la modernidad se resquebraja, cuando el barniz civilizatorio se derrite y deja ver lo olvidado, lo negado, lo rechazado. Allí están nuestros monstruos, los queridos monstruos de nuestra infancia, de la infancia del hombre. Hace muy poco estrené en teatro una obra de mi autoría "El exitoso fracaso de Franki Enstein", destinada a chicos y grandes. Trato en ella de rescatar la mirada del niño/monstruo excluído sobre la soberbia y pedantería de nuestra cultura actual fuertemente televisiva. Franki rescata así, escapando de los manadatos de su creación, algo del corazón humano casi ausente en estos tiempos.Por supuesto que habrá más de monstruos en el teatro y en ésta página.



HUMOR BILIOSO - por marcelmaina




Humor negro, humor contra la desesperación, humor desesperado. Risa que desnuda la hipocresía, que critica sin piedad ni banderas, que desformaliza todo discurso tan armado, tan seriamente armado. Recuerdo que solía encontrarme semanalmente con importantes dosis de humor negro en los hospitales cuando ibamos con un grupo de desorbitados a hacer teatro y narrar historias, a jugar con pacientes, muchos de ellos seriamente dañados por vivir. He visto en esos escenarios algunas veces, muestras de una autenticidad que no aparece en nuestra vida "normal" cuando nos armamos para creernos importantes, serios, profundos y eternos. Futbolistas imaginarios que nos pateaban penales con piernas amputadas, festejos de infartos, piernas colgadas en múltiples fracturas que lucían como una tremenda erección debajo de la sábana, etc., etc. El humor negro tiene mucho de muerte, mucho de San La Muerte, del festejo de la vida que dialoga con su otra inevitable cara y es capaz de encontrar otros sentidos, seguramente sinsentidos para estos tiempos. Los momentos tan jodidos necesitan de humor negro. Y este es cosa seria, no es la estupidez de querer demostrar que se está más allá de todo y todo resbala, es humor profundamente político y vindicatorio.

COMPREMOS VERDE, ESTÁ DE MODA


SE VINO ABAJO PERO NO TANTO - por marcelmaina



(para Marcelo mi amigo de tantas vidas)

De pronto se vino abajo,
con toda su tremenda humanidad.
Y su voluminoso corazón dijo hasta acá llegué.
Corazón que como tantos otros se gastó de postergaciones,
de tanto volver a empezar.
De tanta caída.
De tanta caída se cayó,
se desplomó,
se despeñó,
se desmoronó.
Y se partió en sangre, la misma sangre que bulle ante lo injusto,
que se alborota con los precios de la vida.
Que calla para adentro con tanto dolor.
Se vino abajo pero alguien contó nada más hasta nueve.
Y como un toro que aún guarda sangre para corridas,
para fiestas y banderas,
para trofeos,
se levantó con nuevos soplidos,
con nueva furia,
con nueva embestida.
Ese corazón.
El que tantas veces volvió a inventarse,
el que se reparó en los descansos del trajín,
en los banquillos de vaya a saber que cuadrilátero.
Hoy son otros tiempos,
Tiempos para el reposo del guerrero,
para el corazón, los corazones dúctiles y profundos.
Tiempos del maravilloso mientras tanto,
de la mirada descansada.
De la paz sin culpa.

Y nos volveremos a encontrar.
En nuestro repetido ritual del café,
para hablar de nada.
Y tal vez, quién sabe, en algún momento para emborracharnos,
y mirar las horas con cierta sorna.
Y entre el comentario inoportuno del dolor de las articulaciones
y los sueños capitulados,
hablaremos de los bueyes recuperados
y de la temida sexualidad de los ángeles terrestres.
Y haremos magia.
De eso se trata.
De engañar a los días, a las horas,
a los minutos.
Mientras tanto.

ACOMPAÑANTES - por marcelmaina




Adivinando pasos,
para encontrarte a la vuelta de la esquina,
casi sin proponérmelo.
Robando pensamientos para no devolverlos.
Recuerdos,
como el sonido azul de un cello.
Con ese andar dulce y triste a la vez.
Asaltan mi tiempo sin piedad.
Prometen el encanto de la melancolía,
¿ puede ser de otro modo ?,
recuerdo de lo perdido,
del destierro,
de tierras abandonadas.
Prometen el encanto de la melancolía,
aprovechando los pliegues del alma.
Vuelven con ecos de tango,
enamorando nuestros pies,
sin perdonar sombras ni fantasmas.
Quisiera darme vuelta y atraparlos.
Y decirles.
Y nombrarlos.

Y anotarlos en el libro de los recuerdos.

UN CLÁSICO


HAROLD PINTER - TEATRO Y POLÍTICA




Harold Pinter nació en Londres en 1.930. Escritor prolífico dió luz a 32 obras teatrales.Pinter ha escrito para teatro, televisión, radio y cine.Sus, al decir de la academia son "obras, en las que descubre el precipicio que hay detrás de los balbuceos cotidianos y que irrumpe en los espacios cerrados de la opresión". Se declaró claramente en contra de la guerra en Irak y denunció "la pesadilla de la histeria, ignorancia, arrogancia, estupidez y beligerancia" de Estados Unidos, país al que acusó de desarrollar "sistemas avanzados de armas de destrucción masiva" que se prepara para usar "cuando lo considere oportuno".
En 2005 le conceden el Premio Nobel de Literatura. Aquí algunos tramos de sus palabras de agradecimiento al recibir tan merecido premio.

'No hay grandes diferencias entre realidad y ficción, ni entre lo verdadero y lo falso. Una cosa no es necesariamente verdadera o falsa; puede ser al mismo tiempo verdadera y falsa.'

Creo que estas afirmaciones aún tienen sentido, y aún se aplican a la exploración de la realidad a través del arte. Así que, como escritor, las mantengo, pero como ciudadano no puedo; como ciudadano he de preguntar: ¿Qué es verdad? ¿Qué es mentira? La verdad en el arte dramático es siempre esquiva. Uno nunca la encuentra del todo, pero su búsqueda llega a ser compulsiva. Claramente, es la búsqueda lo que motiva el empeño.

El lenguaje político, tal como lo usan los políticos, no se adentra en ninguno de estos territorios dado que la mayoría de los políticos, según las evidencias de que disponemos, no están interesados en la verdad sino en el poder y en conservar ese poder. Para conservar ese poder es necesario mantener al pueblo en la ignorancia, que las gentes vivan sin conocer la verdad, incluso la verdad sobre sus propias vidas. Lo que nos rodea es un enorme entramado de mentiras, de las cuales nos alimentamos.

La invasión de Irak ha sido un acto de bandidos, un evidente acto de terrorismo de estado, demostrando un desprecio absoluto por el concepto de leyes internacionales. La invasión fue una acción militar arbitraria basada en una serie de mentiras sobre mentiras y burda manipulación de los medios y, por consiguiente, del público; un acto con la intención de consolidar el control económico y militar de Estados Unidos sobre Oriente Medio camuflado – como ultimo recurso – todas las otras justificaciones han caído por ellas mismas – como una liberación. Una formidable aseveración de la fuerza militar responsable de la muerte y mutilación de cientos y cientos de personas inocentes.
Hemos traído tortura, bombas racimo, uranio empobrecido, innumerables actos de muerte aleatoria, miseria, degradación y muerte para el pueblo Iraquí y lo llamamos “llevar la libertad y la democracia a Oriente Medio”

La vida de un escritor es extremadamente vulnerable, apenas una actividad desnuda. No tenemos que llorar por ello. El escritor hace su elección y queda atrapado en ella. Pero es cierto que estás expuesto a todos los vientos, alguno de ellos en verdad helados. Estás solo, por tu cuenta. No encuentras refugio, ni protección - a menos que mientas - en cuyo caso, por supuesto, te habrás construido tu propia protección y, podría decirse, te habrás vuelto un político.

Me he referido un par de veces esta tarde a la muerte. Voy a citar ahora un poema mío llamado "Muerte"

¿Dónde se halló el cadáver?
¿Quién lo encontró?
¿Estaba muerto cuando lo encontraron?
¿Cómo lo encontraron?

¿Quién era el cadáver?

¿Quién era el padre o hija, o hermano
o tío o hermana o madre o hijo
del cadáver abandonado?

¿Estaba muerto el cuerpo cuando fue abandonado?
¿Fue abandonado?
¿Quién lo abandonó?

¿Estaba el cuerpo desnudo o vestido para un viaje?

¿Qué le hizo declarar muerto al cadáver?
¿Fue usted quien declaró muerto al cadáver?
¿Cómo de bien conocía el cadáver?
¿Cómo sabía que estaba muerto el cadáver?

¿Lavó el cadáver?
¿Le cerró ambos ojos?
¿Enterró el cuerpo?
¿Lo dejó abandonado?
¿Le dio un beso al cadáver?

Cuando miramos un espejo pensamos que la imagen que nos ofrece es exacta. Pero si te mueves un milímetro la imagen cambia. Ahora mismo, nosotros estamos mirando un círculo de reflejos sin fin. Pero a veces el escritor tiene que destrozar el espejo - porque es en el otro lado del espejo donde la verdad nos mira a nosotros.
Creo que, a pesar de las enormes dificultades que existen, una firme determinación, inquebrantable, sin vuelta atrás, como ciudadanos, para definir la auténtica verdad de nuestras vidas y nuestras sociedades es una necesidad crucial que nos afecta a todos. Es, de hecho, una obligación.
Si una determinación como ésta no forma parte de nuestra visión política, no tenemos esperanza de restituir lo que casi hemos perdido - la dignidad como personas.

PARIR EN PRIMAVERA - por marcelmaina




(celebración del embarazo de mi esposa y del nacimiento de mi hija hace 22 años. También homenaje a sus amigos los gatos)


Parir en primavera, como un cántaro pleno.
Poder darse en gracia, en calma, en dulce saciedad.
Parir en primavera es florecer
por la felicidad de florecer. Como una canción nunca cantada,
una noticia aún no aventurada,
late la buena nueva en tu vientre frutal.
Despierta lo que ya ha despertado,
lo que cosquillea tu espera.
Mira, lo dicen los árboles,lo traza el vuelo de las aves.
Y este cielo,cristal alegre.
Prepárate. El tiempo ha llegado, ya es primavera.
Déjate llevar por esas ansias de ser.
Despliega tu orgullo.
Abrete al gozo de compartir un encuentro,un sueño.
El volar juntos.

MANOS CAÍDAS - por marcelmaina





De a poco, casi sin notarlo,
se han ido secando,
de a poco.
Como la tierra de tu cuerpo.
Tus manos,
las que estaban prestas
al llamado del pan
y del sudor.
A la esperanza.
Se te han secado con tantas manos,
las del martillo,
las de la tierra.
Las de la letra.
Como ramas quebradizas
fueron olvidando el agua,
el curso.
Les crecen nudos,
y cada nudo sangra.
La sangre se vuelve río
y avanza,
golpea puertas, salta muros,
necesita de un curso.
Y las manos son vida que resiste,
sangre que salpica la indiferencia,
ramas que porfiadamente inventan brotes.

Porque aún quedan martillos,
aún la tierra,
aún la letra.

Aún quiere ser alma el alma.

MAITENA, AGUDA OBSERVADORA



(click en la imágen para agrandar)

LAS CIUDADES INVISIBLES




—El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquel que existe ya aquí, el
infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no
sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el
punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos:
buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y
darle espacio.

"Las ciudades invisibles" Italo Calvino

TYUKANOV Y EL TIEMPO


CARLITOS EL ETERNO


LABERINTOS




LOS DOS REYES Y LOS DOS LABERINTOS
Por Jorge Luis Borges

Cuentan los hombres dignos de fe (pero Alá sabe más) que en los primeros días hubo un rey de las islas de Babilonia que congregó a sus arquitectos y magos y les mando a construir un laberinto tan perplejo y sutil que los varones más prudentes no se aventuraban a entrar, y los que entraban se perdían. Esa obra era un escándalo, porque la confusión y la maravilla son operaciones propias de Dios y no de los hombres. Con el andar del tiempo vino a su corte un rey de los árabes, y el rey de Babilonia (para hacer burla de la simplicidad de su huésped) lo hizo penetrar en el laberinto, donde vagó afrentado y confundido hasta la declinación de la tarde. Entonces imploró socorro divino y dio con la puerta. Sus labios no profirieron queja ninguna, pero le dijo al rey de Babilonia que él en Arabia tenía otro laberinto y que, si Dios era servido, se lo daría a conocer algún día. Luego regresó a Arabia, juntó sus capitanes y sus alcaides y estragó los reinos de Babilonia con tan venturosa fortuna que derribo sus castillos, rompió sus gentes e hizo cautivo al mismo rey. Lo amarró encima de un camello veloz y lo llevó al desierto. Cabalgaron tres días, y le dijo: "Oh, rey del tiempo y substancia y cifra del siglo!, en Babilonia me quisiste perder en un laberinto de bronce con muchas escaleras, puertas y muros; ahora el Poderoso ha tenido a bien que te muestre el mío, donde no hay escaleras que subir, ni puertas que forzar, ni fatigosas galerías que recorrer, ni muros que veden el paso." Luego le desató las ligaduras y lo abandonó en la mitad del desierto, donde murió de hambre y de sed. La gloria sea con aquel que no muere.

LAS CIUDADES DE LA IMAGINACIÓN




Sergei Tyukanov. Ciudades de fantasías de un artista Bosco-surrealista.

www.tyukanov.com

LA CRISIS NINJA - Leopoldo Abadía


Lo que parece tan difícil de entender, la actual crisis financiera,con humor y sentido común devela la comedieta en la que se ha convertido el mundo actual.
Un maestro.

DÉJA VU



DEJÁ VU

"ME DESLIZO INEVITABLEMENTE HACIA LA NADA. SIENTO EL VÉRTIGO DE QUIEN NO PUEDE RESISTIRSE, OBJETO AL FIN. PIEZA QUE CAE NUEVAMENTE EN EL VACÍO. PARA LLENARLO, PARA HACER MÁS VACÍO, EN UN ACTO RECONOCIDO, AHORA DE REGRESO" marcelmaina

Esta imágen corresponde al faro de Claromecó, prov. de Buenos Aires, Argentina. No pude subirlo, vértigo de por medio, y traté de atraparlo con ésta foto.

ULISES - por marcelmaina


Esta poesía fue escrita en momentos aciagos, en momentos en los que no obstante percibirse en un gran vacío y oscuridad, algo puede llegar a nosotros, como el libro Son de Mar de Manuel Vicent, verdadero manual para naúfragos. Para él este sentir de mi Ulises.
(a Manuel Vicent y su “ Son de Mar”)


Ulises………… ?
Me escuchas Ulises ?
Dónde está tu gloria,
tu escena de héroe.
Tu esmoquin?
Tu estómago lleno de sal,
tus manos crispadas,
tu mirada perdida.
Dónde está tu muerte?
Buscaste la playa
o el mar te expulsó a ella?
Cuéntame del mar,
del cuerpo arrastrado,
del silencio imposible,
del cuerpo que se hace agua,
del silencio absoluto.
Del resistir al ahogo,
del entregarse.
De la deriva.
La playa la conozco,
tiene algo de seno,
de huellas, de voces de niños,
de llanto alumbrado.
Estira tu mano Ulises
¿ siempre se vuelve ?

Ahora que estás bien muerto,
estira tu mano Ulises
¿ siempre se vuelve ?.
Ahora que estás bien muerto,
estira tu mano,
que la arena muerda tus uñas.
Que la boda se acerca
y es inadecuado
llevar sal en las entrañas.

Responde Ulises,
¿ buscaste la playa
o el mar te expulsó ?