LAS FIESTAS - por marcelmaina


Quién más, quién menos, llegamos. Mezcla de cansancio, de ansiedad, de miedo y algo de esperanza. Qué sería de nosotros sin renovar en algo nuestras esperanzas. Aún el más descreido y escéptico, allí, en su fondo, conserva algo de esperanza por que algo cambie, mejore. Imposible seguir sosteniendo esfuerzo y proyectos sin ello. Y aunque muchos conspiren para que queden pocas esperanzas seguimos, poco ó más, creyendo en el porvenir. A pesar de.
La medida de la esperanza es también jodida, sabemos que de muchos altamente esperanzados están conformadas las huestes de votantes frustrados, emprendedores vencidos y suicidas consetudinarios. Muchos políticos especializados en el arte moderno de manipular las masas saben que no solo se puede utilizar el miedo de sus víctimas (digo votantes) sino también es utilizable la esperanza. No obstante, aquí estamos, en vísperas de festejos en estos lados de este cristiano mundo cada vez menos cristiano. Y creyentes, descreídos, soldados de la esperanza y suicidas frustrados, cuando den las 12, estaremos levantando nuestras copas, maldiciendo un año ido que aumentó inseguridades y esperando que algo sea mejor.

0 Response to LAS FIESTAS - por marcelmaina