OBAMAMANÍA,miedo y esperanza -por marcelmaina



Dicen que la dos emociones primarias que dominan el campo de la política son el miedo y la esperanza. Podemos pensar incluso qué relacionadas se hallan ambas. En tiempos de miedo necesitamos de esperanza. Los políticos lo saben, y saben sobre todo manejarnos apelando a ellas. Miedo o esperanza como recurso para para movilizar las masas hacia un voto oportuno. Es muy difícil escapar de la conmoción que ellas provocan en nosotros: detras del miedo está la muerte; detrás de la esperanza está la vida. El tema es: ¿hasta dónde creer?. Los tiempos son de mucho miedo ante la desesperanza. En algunos países, muchos no acostumbrados al despojo, viven la crisis como el fin del mundo, mientras otros ya no tienen que perder. Ante tanto miedo que genera la incertidumbre (el miedo a lo desconocido) surge un lider mundial, ya que sus decisiones han de afectar a todo el mundo: Obama. Impresiona ver como ha sacudido a Estados Unidos de su apatía. Pero...¿habrá que confiar tanto? Sería importante observar cómo se construye poder en los tiempos de este salvaje capitalismo herido, dicho proceso habla de qué están dispuestos a ceder los líderes. El precio es demasiado. Tal vez por eso muchos otros líderes llegan a un punto y desisten, el tema es el precio.
Algo es claro, Obama no es Busch. Pero ¿hasta dónde desoirá las voces de los poderes desde los que muchas veces construyó su poder? ¿hasta dónde asumirá el riesgo de enfurecer a los defensores de conservar el orden de los buenos negocios a costa de todo? No es bueno tanto miedo, no es bueno tanta esperanza. La esperanza desmedida no es buena consejera. Lo sabemos los argentinos, que salimos de la noche de la dictadura y creíamos que la democracia era tan fácil como el slogan de turno lo proclamaba. Cuando nuestra vida queda tan ligada a esa esperanza externa cabe adivinar que la frustración será tambié parte del ciclo. Y aparecerá con igual fuerza. Hoy la lógica imperante de la política es acumulación de poder, que es acumulación de dinero. Entran dudas de si hay real presencia de una sensibilidad social en quienes llegan. Mientras los políticos se construyen como el mejor producto del momento según las leyes del mercado, muchos seguimos día a día, en medio de la jungla, tratando de no perder algo de humanidad y de poder creer en y con otros. No hay duda de que somos parte de los engranajes y que en algún lado nuestro queremos consumir ya para no morir. Es más fácil y tranquilizante adherir mecánicamente a espejos de colores que desarrollar un pensamiento crítico.
Esperanza, pero con reservas.

EL DIFERENTE PELIGROSO - por marcelmaina




No se ama lo que no se conoce, se odia lo desconocido próximo. Yo soy peligroso en el otro próximo. Víctimas victimarios, victimarios víctimas. Todos podemos tener una chance para nuestra bestia interior. Se trata de adormecerla en la destrucción de otras posibles bestias. ¿quién empieza la guerra? ¿quién la termina? ¿quién dice "hasta aquí llegamos"? ¿quién pega primero? ¿quién encuentra la mejor excusa? ¿quién dice "allá están los asesinos" y no duda? ¿quién mata y se queda tranquilo? ¿quién civiliza destruyendo? ¿quién acusa de asesinos asesinando? (por marcelmaina)

EL ESTÁ TRANQUILO - Por Mahmud Darwix

Él está tranquilo, yo también
sorbe un té con limón
bebo un café,
es lo único que nos distingue.
Él lleva, como yo, una camisa amplia a rayas
yo hojeo, como él, los periódicos de la tarde.
Él no me ve cuando miro de reojo,
yo no le veo cuando mira de reojo,
él está tranquilo, yo también.
Pregunta algo al camarero,
pregunto algo al camarero...
Una gata negra pasa entre nosotros,
acaricio su noche
acaricia su noche...
Yo no le digo: está despejado,
el cielo está muy azul.
Él no me dice: está despejado.
Él es el observado y el observador
yo soy el observado y el observador.
Muevo la pierna izquierda
mueve la pierna derecha.
Tarareo una canción,
tararea una canción parecida.
Pienso: ¿es el espejo en el que me veo?
Luego le miro a los ojos,
pero no le veo...
Abandono el café aprisa.
Pienso: quizá sea un asesino, o quizá
uno que habrá pensado que yo soy un asesino.
Él tiene miedo, ¡y yo también!

Traducción de Luz Gómez García. Mahmud Darwix (Birwa, Palestina, 1941) es autor de El fénix mortal, Estado de sitio (ambos en Cátedra), El lecho de una extraña y Menos rosas (ambos en Hiperión). 'El está tranquilo, yo también' pertenece a su libro, inédito en español, No te excuses (La ta'tádiru an ma fa'alta, Beirut, 2004).
-este gran poeta palestino falleció a los 49 años en Agosto del 2008-

VIAJERO, VIAJES, SOLO VIVIR - por marcelmaina



El viajero toma su corto equipaje y ensaya al aire su mejor canción, aquella elegida para acompañar su soledad creciente. O tal vez la soledad que comienza a mostrarse en toda su densidad. Emprende su andar con algo de juego, con algo de sorpresa en pausa, con algo de calma expectante, algunas pocas ilusiones...


¿Hacia dónde viajas viajero?
Lluvia sobre cristales y el agua en tus pies.
En tu alma.
¿Hacia dónde la marcha a tientas?
Sabes el viaje y tu carne.
Y la música,
que hace menos duro tu andar.
Mar y continente, nube y tierra.
Anhelos de tierra firme.
¿Hacia dónde viajas?
Tu equipaje:
rostros,
manos, gestos, abrazos, miradas.
Y el descanso
Que suspende tu mente y tu corazón
Por instantes.
¿Cuál es tu tiempo?
¿El barco,
el agua,
la tierra firme?
Una tenue y efímera estela
habla de tu huella.
No te des vuelta,
mira tus pies,
Y pregúntales:
¿Hacia dónde?