VACÌOS - por marcelmaina


Los fines de año, como tantos momentos de nuestra vida tienen algún sabor a vacío. Algunas cosas se terminan, otras se cierran, otras pasan y tal vez no volverán, algunas pudieron ser y las podemos ver justamente desde esa ausencia vaya a saber hasta dónde prolongada.
Con ese aire de inventario el fin de año nos recuerda especialmente la finitud de todo, los cercanos lejanos, los ausentes con y sin aviso, los que quisiéramos que estuvieran, los sentimientos perdidos, los sueños caducados, los eternos proyectos frustrados, los inventos que nos iban a salvar. Y ante tanta alegría bastante fingida se desliza ese sabor difícil de aceptar de los fines de año. Tal vez se trate de abrazar todos esos vacíos, de encontrarles una forma posible, para comprender que de eso se trata la vida, de pasar, de vivir profundamente los aquí y ahora valiosos, de compartir y de llenar los vacíos con juego de niños.
Después de todo y a pesar nuestro, mañana será otro día.


UN AÑO DE BOTELLAS AL MAR




Ha pasado un año en éste, un espacio más de expresión, de la instintiva necesidad de ser algo en nuestro paso fugaz por la vida. Sentido ilusorio de eternidad. Ha pasado un año de trazos propios, que se pierden en el cibermar para salir de la nada y convertirse en casi nada. Como náufragos, nos asimos de sentidos que puedan acompañar la pena. Y sonreímos como exorcizando males y penurias preparándonos para un nuevo año en un mundo cada vez más viejo y sin novedades. Algunos pensamos que ya nada era como antes, y que la nostalgia solo confirma que es imposible regresar, ya no seremos los mismos. Y ese progreso indefinido tan moderno muestra harapos. Si hay un mundo nuevo, cuesta verlo. Y así, entre lo viejo idealizado, añorado y casi enterrado y lo futuro irreconocible, navegamos. Mejor dicho naufragamos. Inventándonos tablas, enviando mensajes a alguien, que desde algún lugar, comparta nuestra soledad. Inseguros, miedosos, insatisfechos, ansiosos, angustiados, violentos y con dificultad de a quien echarle la culpa. Pero siempre hay otros a mano que simplifican la causa de nuestro sufrir. ¿Será que habrá que aprender a jugar como lo decía Graciela Scheines? Correr los escombros, generar un espacio vacío y volver a construir, hasta nuevo aviso. Entre lo que ya fue, y lo que aún no puede ser, jugar. Tal vez el jugar, génesis de la creación artística sea la mentira más verdadera. Contra todo lo que creen los señores eternos importantes, todo pasa y nada queda. Para los que se la creen, para los que dejan sus vidas por el poder, el éxito, el consumo enfermizo y filman sus viajes exóticos, inevitablemente todo se corrompe. Solo se trata de jugar, mejor junto a otros. Con otros, no sobre otros. Y sentir por momentos que vale este momento y esta libertad. Solo se trata de jugar, solo por jugar. En este caso, a arrojar botellas al mar. FELIZ 2.010 !!!

LOS MISERABLES - por marcelmaina




Nosotros los miserables no somos los pobres. Nosotros los miserables somos seres muy adaptados, perseguidores de la seguridad propia, consumidores irrestrictos, aceptadores natos de lo establecido, defensores de la paz en nuestros hogares, . Así la paz sea silencio. Nosotros los miserables esgrimimos argumentos convincentes para todo lo que implique ganar. Ganar posiciones, ganar contactos, ganar plata. Ganar. Nosotros los miserables estamos seguros de tener la razón y de opinar convenientemente y de acusar correctamente y de cuidarnos adecuadamente. Nosotros los miserables somos seres políticos correctos. Nosotros los miserables no dejamos que nada nos moleste demasiado, ni nos quite el sueño. Y si insiste en hacerlo, los viajes en el mejor de los casos o los somníferos ayudan. Nosotros los miserables estamos felices, dibujando sonrisas cuando hace falta y por sobre todas las cosas no dejando ver nuestras emociones. Nosotros los miserables sabemos que para ganar hay que ocultar, porque si los otros miserables sospechan será difícil ser un miserable mejor.

La respuesta está soplando en el viento-Bob Dylan


CUANDO EL DÍA REGRESE NOCHE - marcelmaina




TIERRA MUSTIA,
EL LUGAR QUE HABITABA EN TUS OJOS.
NO PUEDE SER MÍA TU TRISTEZA
Y RECALO EN MI SILENCIO YERMO.
AÑORO EL CANTO DE OTRO TIEMPO,
LA TERNURA QUE CALMABA
MI CABEZA LOCA.
EL DESCANSO DE LA FURIA,
EL TIEMPO DE CALMA
Y LA PACIENCIA CON MI ALMA,
SIEMPRE DESTERRADA.
QUISIERA ENCENDER ESPERANZA
EN ESTA NOCHE PROLONGADA,
ANDAR CON PASO NUEVO
Y COLGAR LA DESCONFIANZA
EN EL TIEMPO PASADO.
Y DECIR ESTE RÍO,
DE LA VIDA,
NO ES EL MISMO,
NI TU,
NI YO.
ME EMBRIAGO EN EL SUEÑO
QUE OFRECE DESCANSO.
NO SIEMPRE QUIERO ESTAR,
ME CONOCES.
ME FUGO POR MIEDO A MIRAR
Y DESCUBRIR QUE SOLO QUEDA
NUESTRA AUSENCIA,
UN ECO DEL LUGAR QUE SUPIMOS HABITAR.
Y ESPERO,
ESPERO DE MI,
DE TI.

SUEÑOS (del abuelo beisbolista)- por Claudia de León



Poesía gentilmente ofrecida por mi amiga Claudia de León en momentos de oscuridad creativa mía.
Vale el vuelo de sus palabras para animarme e insuflar vida a este errante blog.

Atlético abuelo,
ataste tus sueños
a una pelota de béisbol.

¡Quien pudiera alcanzarlos!
saber de tus quimeras…
¿Verías a tus nietos
con mejillas de sol encendidas,
correteando en las abrigadas
siestas de invierno?


¡Quien pudiera visitar tus desvelos!
saber de tus quimeras….
¿Buscarías el aroma de pan amasado
perfumando el despuntar del alba,
en aquel lugar apartado,
donde la augusta soledad
nos planta en inevitable conexión divina?

¡Quien pudiera compartir tu vuelo!
saber de tus quimeras….
¿Temerías un futuro incierto,
sin timón y sin vela,
en un mar embravecido
lejos de seguro puerto?

No hay respuesta;
pero sí clara evidencia,
buscaste la prometida tierra,
la Vida con mansedumbre te la brinda
en generosa entrega,
reclamando a cambio nuestra unidad y respeto.

No hay respuesta;
pero sí prístina enseñanza
de palabras no dichas:
Mis sueños emulan locura,
mas no hay vida sin sueños
y no hay sueños sin vida.
Si no quieres morir lentamente:
¡Ata tu vida a tus sueños!”.




ONE LOVE - BOB MARLEY - PLAYING FOR CHANGE


EL JUEGO DE LA VIDA- POR MARCELMAINA



Vértigo, vacío,
salto y círculo.
Volver a empezar.
Doblas la apuesta,
y el destino tiende la mesa
con signos a desentrañar.
En su línea, el cielo dice tu nombre,
descubriéndote.
Sabes del precio pero prefieres jugar,
todo juego cuesta...
y hay que pagar.
Juegas a mostrarte,
Y ahora a la escondida.
El juego en el acto
efímero y excitante
de esconderse.
Creerse las mismas cosas
Para jugar siempre nuevo.
De nuevo salto
Y el otro insondable,
el otro escondido,
el otro espejo,
el otro llave,
el otro en uno.
Y uno en tantos.
Otra vuelta más para jugar,
¿ ganar o perder ?
Qué importa.
Sueñas ser viajero,
buscas tu tierra,
siempre extranjero.
De ti mismo.
Si es por jugar, juegas a esconderte
de la muerte.
Piensas que guardas el acertijo,
la sorpresa,
el chiste que podrá distraerla
cuando te encuentre.

MEGAMINERÍA - SAQUEO Y MUERTE


¿GRIPE O EVOLUCIÓN?


LA CULPA NO ES DEL CHANCHO - apuntes desprolijos sobre la peste - marcelmaina



Son muchos los artículos periodísticos, aportes televisivos y de la flora y fauna internetiana que suman opiniones científicas, consejos entre chisme y chisme, medijos de todo tipo, etc., etc., etc., sobre "la nueva gripe" No faltan tampoco teorías conspirativas de la más diversa índole donde el virus es puesto en funcionamiento por poderosos que juegan al TEG con nuestra salud, y podríamos agregar virus marcianos, colonización con virus, virus comunistas, imperialismo viral, con sus consecuentes negocios sintetizados en slogans como: "el barbijo al poder" , "alcohol en gel o muerte", "para un infectado no hay nada mejor que otro infectado" y "haga patria....." Y así sucesivamente...Sería ingenuo no reconocer el lado político que conlleva el tema de la salud, tanto en transparencias como en ocultamientos, tanto en disponibilidades como en escasez, en manipulaciones mediáticas como en réditos oportunistas. Pero de ahí a ver todo como una conspiración permanente y negar hechos hay un largo trecho. Seguro que en un país donde todos los problemas se teorizan con anticipación pero se abordan cuando ya nos incendian, en el medio de elecciones anticipadas, y con explíxita negación de las realidades electivas, por lo menos algo de la inoperancia tiene lugar. No es difícil pensar que no hubo información y acciones suficientes y a tiempo.Pero los nuevos virus son peores si vienen acompañados de virus reducidores de cabezas y el desafío es producir aprendizajes más exitosos que los de estos organismos bastantes eficaces. Y ésto no es gracioso, la peste vienen empestando nuestras cabezas y produciendo desde su errático paso miedos y mitos. Los argentinos padecemos de la expertez en todo, título que puede ser acreditado solo por el paso por bares y la "universidad" de la calle. Todo lo sabemos, todo lo explicamos en dos palabras y ya tenemos la solución de todo. Todos tenemos algún título, casi nobiliario y casi sabemos las noticias antes de que estas se produzcan, como pregonaba un viejo noticiero televisivo. Hablando por supuesto fuera de lo que sucede, que siempre es a otros. No se trata de no decir nada, se trata de no perder el ejercicio de pensar abriendo la mirada y elaborando críticamente lo que se recibe. Para mella de nuestro orgullo recuerdo que los mexicanos pasaron de ser los desconfiables y rechazables "hermanos" a los únicos que tomaron una buena medida. Las pestes, desconocidas, temidas ancestralmente, ponen en juego también nuestra cultura política. Como espejo muestran posibilidades y miserias. No sé si el pensamiento complejo de Edgar Morin, más algo de duda, más algo de humildad seguramente, más algo de estudio, más algo de tal vez, más algo de vamos a ver. Digo, tal vez...

PESONAJES URBANOS - disparados por marcelmaina


La información asfixia.

PAISAJES Y HÉROES PRÓXIMOS- por marcelmaina




Tus ojos se cierran, para mirar por segunda vez.

Poesía de mi amiga María Rosa Oviedo


-h/laguna+y+atardecer.jpg">
ANOCHECIENDO
Fuego redondo, el sol estiraba sombras cubriendo el campo, los últimos pájaros del día apañaban su aleteo cansado. Unas ramas secas hicieron oír su quejido, siseó el pajonal su reclamo de descanso…, se perdió un relincho embozado en la laguna. Alertó un tero tu paso silencioso, secó tus pies el polvo del camino, solo la braza de tu cigarro enlazó un rayito de luz y lo acercó a tu boca. Anochecía…anochecía.


EL MIEDO - Eduardo Galeano


LA CASA DE LA LUNA PARTIDA por marcelmaina



Eran las 11 de la noche, casi en punto. Marcos Paz dejó atrás la costa del río, y se internó en un sendero que lo llevaría a la casa de los Riviera. Un tiempo atrás, llegó a ella en busca de descanso. El augurio de buena pesca y sol lo convencieron de aceptar la invitación. Ahora llegaba a ella como un ladrón, a la espera de engañar a perros y alarmas. No a vecinos, porque la casa a la cual se acercaba sigilosamente estaba aislada del pueblo y otros caseríos.
El fuerte aleteo de una lechuza lo distrajo y le hizo saber que estaba a merced de la sorpresa. En su corta carrera como investigador por necesidad y azar había aprendido que lo que más lo atrapaba de ese oficio era la aventura de encontrarse siempre con variables no pensadas, que como el cruce sorpresivo de esa lechuza lo llenaban de adrenalina. Lo que ahora le tocaba investigar no era lo de siempre. No era un caso más de infidelidad que necesitaba de fotos, que tanto lo había enfrentado al dilema moral de pensar “¿quién soy yo para fisgonear en la vida amorosa de otros?”. “Yo, con tres parejas poco estables y tantas escapadas a la nada”. Tampoco se trataba de una desaparición, como aquella en la que el “ausente” le pidió por favor que olvidara haberlo visto. Y así fue, porque supo que era necesario. Porque hay gente que salva su vida huyendo. Él de algún modo u otro era especialista en fugas.
Pero ahora no, se trataba de dilucidar si el delito había ingresado en la vida de antiguos amigos, los Riviera.
Siguió avanzando, cuidando el silencio, insultando para adentro cada pequeña ramita que resistía a su pie. De repente, vio la casa, un chalet imponente para la zona, de dos plantas, estilo inglés y antiguo, pero muy bien conservado. El techo partía la brillante luna redonda, como hiriéndola. Recordó aquellos tranquilos días en esa casa, donde la pesca no fue tan buena, pero si los atardeceres y el suave sonar del río llevando las penas de su última separación. Y los Riviera, sus amables anfitriones. Supo mantener la distancia necesaria para no importunar demasiado y para demostrar su agradecimiento, ya que la falta de plata y el desánimo lo hubieran encerrado en cigarrillo y alcohol en el viejo y deteriorado departamento de pasillo donde había ido a parar. Conocía a Raúl Riviera desde hacía mucho tiempo, no solo por cmpartir el trabajo en una compañía de seguros, sino por el fútbol de los sábados y las copas vacías de tantas noches. Fue entre copa y copa que él conoció a su actual mujer, Nora. Y allí se cortó el fútbol, las copas y los “donde siempre”. La quiebra de la aseguradora los separó definitivamente por un largo tiempo. No supo nada de Raúl hasta que fortuitamente se cruzaron en un bar. Fue una verdadera alegría saber que a alguien le había ido bien. Los noventa en la Argentina sepultaron a muchos que como Marcos se lanzaron a nuevas aventuras alentadas por la necesidad. Y a otros, como a Raúl, les permitieron sentir que su número era un pleno en la boca del croupier. Nunca fue claro al hablar de sus negocios, pero en poco tiempo algo hizo de él un millonario.
Ahora intuía saber por qué.
Y ahora allí, avanzando vaya a saber por qué razón. La llamada desesperada de Nora, su llanto urgente, su voz entrecortada tratando de explicar que había descubierto el verdadero “negocio” de su esposo. Y la amenaza de muerte inminente que sentía podía materializarse en cualquier momento. El infierno había estallado y Nora sentía que ahora vivía con un hombre desconocido, sin escrúpulos, capaz de lo impensable.
¿Era posible? ¿Era posible que su antiguo compañero fuera el mismo Raúl que amenazaba a su esposa ahora? ¿Puede la vida cambiarnos tanto?
Marcos sabía que si, que el quiebre de ciertos límites en su país había convertido a tantos en equilibristas de una moral muy resbaladiza. La vida despierta en ocasiones el monstruo. ¿Dónde estaban los límites de la corrupción? Cada día acostumbrarse un poco más. Mentirse de a poco. También él en parte lo había hecho.
Tocó la Bersa 45 que llevaba en su cinto, no la usaría “salvo cuando la vida propia o de Nora lo declarara inevitable”. ¿Podría Raúl matarla? ¿Qué Raúl conocía él?
Esperaba que apareciera el perro, Brown, el de la gran cabezota, que dormía a su lado en aquellos días de remanso compartido. Lo escuchó ladrar, tal vez había rastreado su presencia. Se quedó inmóvil, pensando qué hacer. De repente sintió la presencia del Rottweiler a su lado, los dos se miraron, él gruñía, los dos transpiraban. Se jugó a que lo reconociera. ¿Qué perciben los perros con los cristales de sus ojos y su gorda trompa? Le acercó suavemente su mano y Brown cambió gruñido por una tensa amistad. Marcos sonrió pensando que las apariencias engañan. Ahora tenía socio, que empezó a llorar al acercarse a la casa. Trató de callarlo pero temía que de acercar mucho su mano a esa terrible boca cambiara el trato. Ya estaba jugado y había que actuar rápidamente. Tuvo un breve déjà vu, recordó esa persecución en la que terminó herido y atrapado en un alambre de púas, creyó entonces que había llegado su fin y revisó su vida en segundos. Finalmente, fue la suerte de que su agresor huyera dándolo por muerto ¿Por qué no huir ahora? ¿Y si Nora después de todo aceptara el sucio negocio de su esposo que al fin de cuenta había hecho tan cómoda su vida?
Dudó un instante, y en ese instante supo que no se lo perdonaría a si mismo.
Traspuso los arbustos que rodeaban la casa y distinguió luces, pero no vio figuras ni sombras. Se acercó aún más, ya no le importaba el guardián frustrado que ahora amenazaba con descubrirlo por el llanto cada vez más fuerte. Divisó el amplio vidriado posterior apenas abierto, y se decidió a trasponerlo. Entró, dejando a Brown afuera, que empezaba a sumar fuertes ladridos. El aroma era a pólvora, y lo llevó a sacar su Bersa, y a transpirar fuertemente. Se desplazó, todo era silencio en la planta baja. Living, cocina, las escaleras. Recordaba perfectamente la distribución. Subió. La adrenalina, y su corazón como gritando. ¿Era por eso que había aceptado el desafío? Llegó a la habitación y vio a Nora, casi dormida, a no ser por los hilos de sangre en su pecho. No había pulso. La profecía autocumplida. ¿Y ahora? ¿Qué sería de Raúl?
¿Habría huido perdonándolo a él como no lo hizo con Nora?
Sobre su escritorio, con un río de rojo creciente yacía Raúl, con sueños cumplidos difíciles de sostener y un revolver caliente en su mano. Los sueños, a veces, están hechos de ese material que puede acabar con uno.
Marcos revisó su vida mientras se alejaba entre llantos y ladridos del perro ahora huérfano. Con la pistola nuevamente en su cintura y con una sensación de angustia y paz al mismo tiempo.
Antes de irse definitivamente, giró para ver la casa. La luna seguía aún partida. Le pareció ver una estela roja surcando su redonda cara.

LA NONA VIEJA- POR Claudia de León


(Gracias a mi amiga Claudia que me autorizó a publicar
esta bellísima poesía que habla de sus raíces y de su don de vida)

Ojitos chispeantes de Italia
que los años no apagan,
destellan entusiasmo,
perciben la novedad de la vida.

Manos de harina, agujas y flores
alimentan sueños,
tejen futuros,
acunan retoños,
jamás se detienen
el amor es su móvil.

Al invierno desafían
amasando historias
humeantes de sopa.
Nuestros hijos,
embeben su alma en raíces
fortalecen sus alas.

Cuando ya todos duermen
los ojitos a través del visillo,
velan el sueño de la calle vacía,
garantizan el cielo en la tierra.

LOS VIRUS SE MUTAN Y LOS HUMANOS SE INMUTAN - por Josep Carrasco del blog "Una España Singular"


( todo el agradecimiento a Josep de
http://http//reflexionews.blogspot.com/ que autorizó esta publicación, para mi todo un lujo)
Quien más quien menos ya estará informado de lo que es la fiebre porcina (o la “gripe A” tal y como la ha bautizado la Organización Mundial de la Salud, OMS), de sus riesgos y consecuencias. Y quien aún no lo tenga claro solo tiene que conectar el televisor o acercarse a un quiosco y ojear los titulares de cualquiera de los periódicos expuestos.

Luchamos permanentemente por erradicar enfermedades mientras surgen otras nuevas, desafiándonos con contínuos retos en esta lucha permanente por vivir más tiempo y con mejor calidad de vida. Es un combate a vida o muerte entre las nuevas legiones de David (virus cada vez más sofisticados) contra el afán de los Goliat’s (humanos) por mantener el poder y dominio del planeta en busca de una inmortalidad absurda.

Según la OMS la evolución de esta gripe tiene tintes de convertirse en una pandemia (epidemia mundial) y ha elevado la alerta de fase 4 a 5 por considerarla inminente e impredecible.
Sin pretender ser alarmista sería, en estos momentos, como diluviar barro sobre barro.

El Ministerio de Sanidad ha asegurado que España dispone de suficientes antivirales para hacer frente a la pandemia. En concreto se trata de dos fármacos que han demostrado su utilidad: el oseltamivir (Tamiflu) y el zanamivir (Relenza). De momento, su administración quedará limitada a los hospitales por lo que en ningún caso se dispensarán directamente al ciudadano a través de farmacias.
Sin embargo disponer de una vacuna contundente y eficaz tardará al menos cinco o seis meses según la OMS.

Y mientras el planeta sigue tambaleándose por una profunda crisis financiera, ahora la nueva gripe nos pone de nuevo en alerta apareciendo en un momento, ya de por sí, bastante delicado.

Y no solo por tratarse de un caso de salud de la que se ponen en juego valiosas vidas humanas, sino porque además esta gripe afecta también a las economías, al sector bursátil y al mercado del petróleo, pero, sobre todo, quien más puede sufrir las consecuencias de esta crisis sanitaria es, sin lugar a dudas, el turismo mundial y en especial el de México. El efecto que tenga el virus en la economía global dependerá en cualquier caso de la virulencia, mortalidad y duración de la epidemia.

Si ya de por sí la situación actual de la de crisis nos priva de andar sonriendo por la calle es posible que los pocos que aún tienen ganas de hacerlo deban ocultarla tras una mascarilla al igual que besos, abrazos y otras formas de afecto que impliquen contacto físico.

A fin de frenar la propagación, las autoridades mexicanas han ordenado la suspensión de actividades escolares, religiosas, culturales, eventos deportivos y económicos que conlleven concentración masiva de personas. Medidas que podrían extenderse a otros países dependiendo de su evolución.

El temor por los efectos económicos que generaría una pandemia de la nueva gripe A repercutió de manera negativa en casi todos los mercados bursátiles y en la cotización del petróleo por los recelos de que la epidemia afecte al transporte aéreo de viajeros lo que repercutiría en una caída de la demanda.

El pánico a una pandemia hundió el pasado lunes las acciones de las aerolíneas y grupos turísticos y provocaron la caída del petróleo, mientras los títulos de las farmacéuticas se dispararon por todo el mundo.

Tras México, España presenta el mayor número de casos sospechosos en todo el mundo. La propagación y transformación de epidemia en pandemia depende en mucho del control de los gobiernos, de las autoridades sanitarias, de una vacuna eficaz para frenarla a tiempo y sobre todo del comportamiento social para evitar más contagios.
No olvidemos que compartimos mundo y vida con millones de especies quizá no tan evolucionadas como la nuestra pero no por ello debemos menospreciar el desarrollo biológico de cada una de ellas en un cosmos prácticamente desconocido a pesar de nuestros avances en multitud de campos.
Nuestra hegemonía no es sinónimo en ningún caso de dominación absoluta y mucho menos debemos creer que somos los únicos seres con capacidad de evolución.
Aunque parezca que hoy en día ya no nos perturbamos por nada ahí tenemos otra muestra de que cuando los virus se mutan, los humanos se inmutan.

SE VIENEN LAS PESTES – por marcelmaina



Por éstos lares estamos azotados por múltiples males que empiezan a asomar por entre nuestra tranquila vida. Es una pena que tengamos que preocuparnos por cualquier bicho, llámese mosquito, chancho o sorgomujo. Es sabido que estos animalitos de Dios buscan siempre alguna revancha y ante tanta palmeta como cuchillo recibido están esperando la ocasión de vampirizarnos.¡Tan bien que estábamos! Si Ud. me dijera que vivimos a los saltos y nuestra economía va de mal en peor o que no contamos con tiempo ni para mirarnos al espejo y cuando lo hacemos nos desconocemos. Pero ante tanta vida fácil y ya desacostumbrados a los problemas llegaron el dengue de no sé que mosquito rayado, la gripe del chancho (perdón H no se cuanto) y no sé que otra maldad puede asomar. Es hora de llamar un poco a la razón. Razónnnn!!!! Y si no viene encontrar la manera de salir encapsulados a la vida. No escatimar ningún material y llevar variados sprays que nos ahoguen hasta el hastío. Nada de abrazos, choque de manos ni saludos. Lo nuestro debe ser propiamente una cruzada. Embestir contra cualquier animalillo que ostente 4 patas o algo similar. Sin piedad! Mi consejo es que a falta de traje de astronauta se puede probar con el de los apicultores y porque no su rociador. Y entre nube y nube se pasa el día. Los inoportunos, los que llegan tarde, los que andan boludeando, caerán bajo las pestilentes corrupciones de la carne y habrá que cocinarlos por temor al regreso de la bubónica.
Pestilentes del mundo uníos y demostrad que no pasarán. Eso sí, al volver a la tranquilidad del hogar por favor no dejen de tomarse la temperatura. Por las dudas. Algo anda mal.

DOS - por marcelmaina




Allá arriba
hay dos estrellas.
Dos promesas,
dos sueños,
dos esperanzas.
Aquí abajo
dos corazones,
dos miradas,
dos anhelos,
dos estandartes,
dos razones,
dos locuras.
Dos siempre.
Allá
dos luces.
Aquí estamos nosotros,
tratando de brillar
para ellas.

Mercado, eufemismo y humor para no llorar


YO ARGENTINO- informe CQC


SIN LUGAR PARA VIEJOS Y DÉBILES- por marcelmaina



Ayer mataron a mi vecino. Le descerrajaron el pecho con un disparo. Dice que no alcanzaron a robarle nada. Por nada lo mataron, como se mata a una bestia. En su negocio de aberturas quedo tendido en un charco de sangre. Sobrevivió minutos. Las preguntas: ¿se resistió?, ¿cómo es que no se llevó plata?, ¿por qué lo mató?. Casi estupidamente buscamos un sentido. ¿que justifica si se resistió o no? ¿quién sabe con claridad cómo se actúa en esos momentos?

La vida se compra y vende. Y por muy poco. En un tiempo no era así le explico a mis jóvenes alumnos que se criaron en la naturalización de la violencia, en las casas llenas de rejas, entre alarmas y sórdidos personajes de seguridad privada. Hubo un tiempo de puertas que se dejaban abiertas en el día, calle compartida, ladrones que solo mataban si estaba en juego la propia vida. Casi nunca. Hoy matar se ha vuelto un deporte. No es posible simplificar. Miseria, consumismo, falta de ley, sinsentido del mundo, falta de futuro, abandono, quiebre de una cultura del trabajo y el esfuerzo. Compra y venta de todo, y también de las esperanzas. Todo eso y más.

Pero alcanza para pensar ¿por qué alguien, sin mayor motivo, apunta a una persona indefensa, dispara y lo deja sin vida?

En la película de los hermanos Cohen, no tan mal traducida como de costumbre, los asesinatos despiertan en el espectador la terrible sensación de que son realizados sin sentido alguno. Matar por matar. Tal vez el sello terrorífico que adquiere en nuestra sociedad. El agravamiento de los climas sociales que poca atención le presta la rapiña del poder, hace que el delito se refuerce con el apoyo de aquellos que al parecer tendrían que prevenirlo. Políticos, jueces y policías se culpan mutuamente, pero desgraciadamente, son pocos los que quieren cambiar ésto. Y molestan.

No es negocio. El miedo, la inseguridad (¿a cuál nos referimos?), el delito, dan ganancias substanciales a una red que cierra en la impotencia al ciudadano común. Muchos quieren responder a la violencia con más violencia, otros pretenden salvarse solos (¿es posible?), otros sufren en silencio el aislamiento actual, otros salen a la calle, otros se inmovilizan. La sensación es que no tiene sentido nada, que a la vuelta de la esquina alguién puede abrir nuestra frente como el asesino de la película. Por nada. Simplemente por nada. O por unas zapatillas.

Muchos medios hacen negocio también, pero sería estúpido pensar que lo que vivimos es invento de los medios como tantos progres piensan. Murió mi vecino, así porque si dejó un vacío, de los que nadie puede llenar. Los que no apoyamos la respuesta de la muerte planificada, el asesinato del asesino, los que nos duele tanto el pecho desde ese día, los que lloramos a veces para afuera y a veces para adentro, los que sumamos otras pastillas. Los que creemos que se mata de muchas maneras. Los que no sabemos tanto que hacer. Nosotros los débiles, nos parece a veces, como Tommy Lee Jones, que en éste mundo, no hay lugar para nosotros.

HACIA EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS- por marcelmaina



Todo parece decir que este sistema social tan disfrutado y sufrido por hombres y mujeres modernos nos acerca cada vez más a su núcleo de espanto. Como el personaje Marlow, de la novela de Joseph Conrad "El corazón de las tinieblas", viajamos al encuentro de lo siniestro, de algo temidamente familiar. Allí, en ese corazón, lo civilizado puede agotarse, las buenas formas desaparecer y develarse su cara más salvaje. Allí el capitalismo como el temido y fascinante Kurtz (personaje que inspiró al actuado con tanta maestría por Marlon Brando en Apocalipse Now) ha de pronunciar, sin eufemismos, las últimas palabras más sinceras: "El Horror". El corazón de Kurtz ha quedado hueco y ya no responde a ninguna culpa, solo queda para él enfrentar al horror con más horror. Es claro que cae una ilusión. No sabemos cuanto encanto le queda a este sistema para autojustificar su invención. También sabemos que ha globalizado la imágen de su peor rostro. No es sencillo pensar que todo termina aquí, el capitalismo es un animal herido en su orgullo, y por ende, peligroso. No es una fiera externa, aunque su mecanismo ha construido con total maestría un andar autónomo. Está en nuestros corazones, en ellos estan las tinieblas y para vencer al monstruo hay que mirarlo, hay que mirarse.

MIENTRAS TANTO - por marcelmaina


Para no morir hoy, elijo el juego.
La nueva vieja mirada sobre el mundo.
El gesto que crea formas para si.
El reposo en un color,
la palabra nunca justa,
la melodía extrañada,
la geometría de los sueños.
La sangre excelsa.
Para burlar la muerte,
muero en la belleza finita de cada obra vana,
vuelvo a sus ojos seductores
y ensayo galanteos,
promesas,
mentiras.
Antes de capitular,
inevitable pasajero,
pido tiempo para volver a esconderme en las sombras,
para encontrar formas y creerlas eternas.
Y la señora muerte,
dama ingrata si la hay,
al final me sonríe.
Y me espera.
Y cuenta hasta cien sabiéndose ganadora,
y retrasa la pica,
adorando jugar con las eternidades evanescentes,
develar débil lo firme.
Coqueta,
se mira en el espejo de lo humano
y se descubre bella ,
en algún lugar de lo sublime.
Se vanagloria,
disfruta ser parte de las alas,
que asoman por sobre lo gris.
Se arregla, se pinta,
suelta su cabello
y nos invita a ser crepúsculo en su sexo.
Nos convence que no hay mejor hembra.
Y nos pide como presente.

MORIR Y RENACER - por marcelmaina



Mi cuerpo,
imágenes y carne,
memoria y olvido,
se ofrece
al instante ritual de un no tiempo sublime.
A una ceremonia
que nos pretende desnudos.
De ropas,
De almas desnudas.
Desnudos.
Me recibes,
en ese altar desprolijo de sudarios arremolinados.
Y traicionamos al día
para morir pequeños,
pero definitivamente.
Sacerdotisa misteriosa e improvisada
te abres generosa,
y es imposible ver el puñal
que sellará mi último respiro,
respiro entrecortado,
agitado,
que se pierde en un final anunciado.
Me invitas al sacrificio,
te entrego los latidos de un corazón mezquino.
Y no es posible pensar.
Moriré tantas veces
y tantas veces renaceré,
desdeñando recuerdos
para poder vivir la ilusión del tiempo.
Para recordar algo
del sabor de la última muerte,
últimos alientos de tantos sacrificios robados a la locura del mundo.
Tantas veces como quieras,
me encontrarás manso,
olvidado de mí,
a los pies de tu ternura despiadada.
Esa que invita a caer otra vez,
en el dulce y profundo sueño de los mortales,
a suspender la culpa y la pena,
a ahogarse en el vino de nuestros fluidos.
De una vez para siempre,
solo hoy otra vez.
Como si nada hubiera sucedido.

SOLEDADES - por Juan Gelman (publicado en Página 12)


No se trata de “la soledad de dos en compañía”, que tanto le pesaba a Campoamor, sino la del que nada contra la corriente. La lista de esas soledades puede ser muy larga en este mundo cada vez más deshumano. La de los judíos no israelíes disconformes con las políticas de Tel Aviv es una de ellas. Se conoce la trampa: quien critica la matanza de Gaza –un ejemplo– es antisemita y el judío que lo hace es “un judío que se odia a sí mismo”. Siendo así, quien denuncia las matanzas de las dictaduras africanas corre el riesgo de ser tildado de racista.

Anders Carlberg, presidente de la comunidad judía de Gotemburgo, Suecia, ha señalado un aspecto del problema: “Las pequeñas comunidades judías típicas del norte de Europa se encuentran en un dilema. A pesar de su identificación con Israel, y su certeza de que tiene derecho a proteger a sus ciudadanos de ataques que ponen en riesgo sus vidas, muchos judíos europeos se sienten incapaces de justificar el bombardeo de escuelas y de las áreas urbanas densamente pobladas de Gaza con base en el principio de la defensa propia. La inocencia de la niñez es universal y compartimos la responsabilidad por los niños del mundo con el resto de la humanidad” (Ha’aretz, 16-1-09). ¿Qué les queda a esos judíos europeos? El silencio de una conciencia turbada.

Esto no significa que son justificables los incendios de sinagogas que se produjeron en distintos países. No deja de ser cierto, sin embargo, que los más de 1300 muertos de Gaza, en su mayoría civiles y sobre todo niños, son el resultado de una decisión del gobierno de Olmert y que esa decisión abrió el espacio para que tuvieran lugar esas manifestaciones en el marco de un sentimiento generalizado de repudio. Cabe preguntarse quién es entonces el responsable de estas acciones verdaderamente antisemitas.

Tel Aviv repite su válido argumento: la invasión a Gaza fue la respuesta al constante repiqueteo de los misiles que Hamas envía al sur de Israel. Lo dijo también Barack Obama: “Si alguien lanzara cohetes sobre mi casa donde mis dos hijas duermen cada noche, yo haría todo lo que está a mi alcance para que eso se termine”. Le respondió el periodista francés Michel Collon: “¿Proteger a sus hijas? ¡Cómo lo comprendo! Pero, para ser totalmente correcto con ellas, ¿no debería usted contarles la historia de esa casa? ¿Decir que usted se la robó a los propietarios? ¿Y también el jardín y todos sus alrededores? ¿Y que usted obligó al antiguo propietario a vivir en la casilla del perro? Pues exactamente eso es lo que ha hecho Israel robando a los palestinos sus casas y sus tierras y forzándolos a vivir en campos de refugiados” (www.michelcollon, info, 13-1-09). Mientras continúe el cerco de Gaza, donde l,5 millón de personas se consumen literalmente de hambre y sed, el pueblo palestino será un pueblo agredido.

El escritor francés Jean-Moïse Braitberg debe haber entrado en la categoría de “judío que se odia a sí mismo”: dirigió una carta al presidente de Israel para pedirle que el nombre de su abuelo Moshe –gaseado en Treblinka en 1943– sea retirado del Memorial de Yad Vasehm erigido en memoria de las víctimas de la Shoá. “Le solicito que acceda a esta demanda –dice la carta– porque lo que sucedió en Gaza y, en general, la suerte destinada al pueblo árabe de Palestina desde hace 60 años, a mi juicio descalifica a Israel como centro de la memoria del mal infligido a los judíos y, por ende, a la humanidad entera” (Le Monde, 28-1-09).

Sir Gerald Kaufman, miembro veterano del Partido Laborista inglés, exigió en un debate de la Cámara de los Comunes sobre Gaza que Londres impusiera un embargo de armas a Israel. Fundamentó así su demanda: “Mi abuela yacía enferma en la cama cuando los nazis entraron en su casa y un soldado alemán la mató a tiros. Mi abuela no murió para darles cobertura a los soldados israelíes que matan abuelas palestinas en Gaza. El gobierno israelí actual explota impiadosa y cínicamente el sentimiento de culpa de los gentiles por la matanza de judíos en el Holocausto para justificar las muertes de palestinos que causa” (www.noquarter.usa.net/blog, 18-1-09). Sir Gerald, que recibió una educación judía y sionista ortodoxa durante su niñez en Polonia, señaló que la alegación de que muchas de las víctimas palestinas eran militantes era idéntica “a la de los nazis” y agregó: “Supongo que los judíos que lucharon en el ghetto de Varsovia habrían sido motejados de militantes”.

La tragedia de Gaza no tiene un cese a la vista. Benjamin Netanyahu –-posible triunfador en las elecciones israelíes del 10 de febrero próximo–- manifestó que la ofensiva contra Hamas “no había ido demasiado lejos” y que “no habrá más alternativa que derribar al régimen de Hamas en Gaza” (AP, 4-2-09). Está claro.

Manuel Vicent - EN 30 AÑOS (del libro "A favor del placer")


(Globalmente parecidos) Del marxismo militante pasaron al erotismo ibicenco; de ir desnudos bajo las higueras maternales de los barrancos los progresistas derivaron hacia la gastronomía, y ésta los llevó desde la cocina natural al esoterismo: en las mesas de novedades de las librerías el espacio de Marx lo ocupa ahora la astrología. Después de analizar con el paladar un vino de determinada cosecha comenzaron a hablar de vibraciones, de ondas magnéticas y de puntos de energía que se concentran en ciertos lugares del planeta, y en su momento algunos peregrinaron a esas fuentes llevando dentro del macuto a un hijo que creció destraumatizado y éste ahora acaba de convertir en abuelos a toda aquella promoción de rojos desencantados, los cuales mientras el Este se venía abajo ya habían sustituido la fuerza de Marx por el sortilegio de un brazalete de cobre que al menos les ha quitado el reuma. Fueron envejeciendo, se afeitaron la barba encanecida y de esta forma algunos aún llegaron a alcanzar el baile de las finanzas. Pusieron de moda ser ricos, cambiaron de pareja y el calvinismo del dinero les arrojó en brazos de un BMW, pero los domingos ellos van a comprar el periódico en chándal. Han llegado tarde a la ecología ya que solo les preocupa el deterioro de su propio cuerpo. Haciendo pedales en la bicicleta contemplan desde lo alto del sillin el fin del mundo, el panorama de esta crisis que es la suya: el peligro nuclear antes venía del Este de forma hipotética dentro de los misiles; con el derrumbe del sistema comunista ahora llega de modo real envuelto en nubes radioactivas que emergen de unas centrales nucleares que se construyeron con serrucho y martillo. Por debajo de esas nubes, a ras de suelo, avanza hacia el corazón de Europa un ejército de mendigos. El terror es un paisaje. Y los viejos progresistas ya no piensanen el porvenir de la humanidad entera. Sólo temen lo que le pueda pasar a su nieto. Por eso le acaban de comprar la medalla de una virgen muy milagrosa para que le dé suerte en la vida.

(ibicenco: variedad lingüistica del idioma catalán; macuto: mochila; chándal: ropa deportiva que consta de un pantalón y una chaqueta o jersey amplios)

OBAMAMANÍA,miedo y esperanza -por marcelmaina



Dicen que la dos emociones primarias que dominan el campo de la política son el miedo y la esperanza. Podemos pensar incluso qué relacionadas se hallan ambas. En tiempos de miedo necesitamos de esperanza. Los políticos lo saben, y saben sobre todo manejarnos apelando a ellas. Miedo o esperanza como recurso para para movilizar las masas hacia un voto oportuno. Es muy difícil escapar de la conmoción que ellas provocan en nosotros: detras del miedo está la muerte; detrás de la esperanza está la vida. El tema es: ¿hasta dónde creer?. Los tiempos son de mucho miedo ante la desesperanza. En algunos países, muchos no acostumbrados al despojo, viven la crisis como el fin del mundo, mientras otros ya no tienen que perder. Ante tanto miedo que genera la incertidumbre (el miedo a lo desconocido) surge un lider mundial, ya que sus decisiones han de afectar a todo el mundo: Obama. Impresiona ver como ha sacudido a Estados Unidos de su apatía. Pero...¿habrá que confiar tanto? Sería importante observar cómo se construye poder en los tiempos de este salvaje capitalismo herido, dicho proceso habla de qué están dispuestos a ceder los líderes. El precio es demasiado. Tal vez por eso muchos otros líderes llegan a un punto y desisten, el tema es el precio.
Algo es claro, Obama no es Busch. Pero ¿hasta dónde desoirá las voces de los poderes desde los que muchas veces construyó su poder? ¿hasta dónde asumirá el riesgo de enfurecer a los defensores de conservar el orden de los buenos negocios a costa de todo? No es bueno tanto miedo, no es bueno tanta esperanza. La esperanza desmedida no es buena consejera. Lo sabemos los argentinos, que salimos de la noche de la dictadura y creíamos que la democracia era tan fácil como el slogan de turno lo proclamaba. Cuando nuestra vida queda tan ligada a esa esperanza externa cabe adivinar que la frustración será tambié parte del ciclo. Y aparecerá con igual fuerza. Hoy la lógica imperante de la política es acumulación de poder, que es acumulación de dinero. Entran dudas de si hay real presencia de una sensibilidad social en quienes llegan. Mientras los políticos se construyen como el mejor producto del momento según las leyes del mercado, muchos seguimos día a día, en medio de la jungla, tratando de no perder algo de humanidad y de poder creer en y con otros. No hay duda de que somos parte de los engranajes y que en algún lado nuestro queremos consumir ya para no morir. Es más fácil y tranquilizante adherir mecánicamente a espejos de colores que desarrollar un pensamiento crítico.
Esperanza, pero con reservas.

EL DIFERENTE PELIGROSO - por marcelmaina




No se ama lo que no se conoce, se odia lo desconocido próximo. Yo soy peligroso en el otro próximo. Víctimas victimarios, victimarios víctimas. Todos podemos tener una chance para nuestra bestia interior. Se trata de adormecerla en la destrucción de otras posibles bestias. ¿quién empieza la guerra? ¿quién la termina? ¿quién dice "hasta aquí llegamos"? ¿quién pega primero? ¿quién encuentra la mejor excusa? ¿quién dice "allá están los asesinos" y no duda? ¿quién mata y se queda tranquilo? ¿quién civiliza destruyendo? ¿quién acusa de asesinos asesinando? (por marcelmaina)

EL ESTÁ TRANQUILO - Por Mahmud Darwix

Él está tranquilo, yo también
sorbe un té con limón
bebo un café,
es lo único que nos distingue.
Él lleva, como yo, una camisa amplia a rayas
yo hojeo, como él, los periódicos de la tarde.
Él no me ve cuando miro de reojo,
yo no le veo cuando mira de reojo,
él está tranquilo, yo también.
Pregunta algo al camarero,
pregunto algo al camarero...
Una gata negra pasa entre nosotros,
acaricio su noche
acaricia su noche...
Yo no le digo: está despejado,
el cielo está muy azul.
Él no me dice: está despejado.
Él es el observado y el observador
yo soy el observado y el observador.
Muevo la pierna izquierda
mueve la pierna derecha.
Tarareo una canción,
tararea una canción parecida.
Pienso: ¿es el espejo en el que me veo?
Luego le miro a los ojos,
pero no le veo...
Abandono el café aprisa.
Pienso: quizá sea un asesino, o quizá
uno que habrá pensado que yo soy un asesino.
Él tiene miedo, ¡y yo también!

Traducción de Luz Gómez García. Mahmud Darwix (Birwa, Palestina, 1941) es autor de El fénix mortal, Estado de sitio (ambos en Cátedra), El lecho de una extraña y Menos rosas (ambos en Hiperión). 'El está tranquilo, yo también' pertenece a su libro, inédito en español, No te excuses (La ta'tádiru an ma fa'alta, Beirut, 2004).
-este gran poeta palestino falleció a los 49 años en Agosto del 2008-

VIAJERO, VIAJES, SOLO VIVIR - por marcelmaina



El viajero toma su corto equipaje y ensaya al aire su mejor canción, aquella elegida para acompañar su soledad creciente. O tal vez la soledad que comienza a mostrarse en toda su densidad. Emprende su andar con algo de juego, con algo de sorpresa en pausa, con algo de calma expectante, algunas pocas ilusiones...


¿Hacia dónde viajas viajero?
Lluvia sobre cristales y el agua en tus pies.
En tu alma.
¿Hacia dónde la marcha a tientas?
Sabes el viaje y tu carne.
Y la música,
que hace menos duro tu andar.
Mar y continente, nube y tierra.
Anhelos de tierra firme.
¿Hacia dónde viajas?
Tu equipaje:
rostros,
manos, gestos, abrazos, miradas.
Y el descanso
Que suspende tu mente y tu corazón
Por instantes.
¿Cuál es tu tiempo?
¿El barco,
el agua,
la tierra firme?
Una tenue y efímera estela
habla de tu huella.
No te des vuelta,
mira tus pies,
Y pregúntales:
¿Hacia dónde?