LA CULPA NO ES DEL CHANCHO - apuntes desprolijos sobre la peste - marcelmaina



Son muchos los artículos periodísticos, aportes televisivos y de la flora y fauna internetiana que suman opiniones científicas, consejos entre chisme y chisme, medijos de todo tipo, etc., etc., etc., sobre "la nueva gripe" No faltan tampoco teorías conspirativas de la más diversa índole donde el virus es puesto en funcionamiento por poderosos que juegan al TEG con nuestra salud, y podríamos agregar virus marcianos, colonización con virus, virus comunistas, imperialismo viral, con sus consecuentes negocios sintetizados en slogans como: "el barbijo al poder" , "alcohol en gel o muerte", "para un infectado no hay nada mejor que otro infectado" y "haga patria....." Y así sucesivamente...Sería ingenuo no reconocer el lado político que conlleva el tema de la salud, tanto en transparencias como en ocultamientos, tanto en disponibilidades como en escasez, en manipulaciones mediáticas como en réditos oportunistas. Pero de ahí a ver todo como una conspiración permanente y negar hechos hay un largo trecho. Seguro que en un país donde todos los problemas se teorizan con anticipación pero se abordan cuando ya nos incendian, en el medio de elecciones anticipadas, y con explíxita negación de las realidades electivas, por lo menos algo de la inoperancia tiene lugar. No es difícil pensar que no hubo información y acciones suficientes y a tiempo.Pero los nuevos virus son peores si vienen acompañados de virus reducidores de cabezas y el desafío es producir aprendizajes más exitosos que los de estos organismos bastantes eficaces. Y ésto no es gracioso, la peste vienen empestando nuestras cabezas y produciendo desde su errático paso miedos y mitos. Los argentinos padecemos de la expertez en todo, título que puede ser acreditado solo por el paso por bares y la "universidad" de la calle. Todo lo sabemos, todo lo explicamos en dos palabras y ya tenemos la solución de todo. Todos tenemos algún título, casi nobiliario y casi sabemos las noticias antes de que estas se produzcan, como pregonaba un viejo noticiero televisivo. Hablando por supuesto fuera de lo que sucede, que siempre es a otros. No se trata de no decir nada, se trata de no perder el ejercicio de pensar abriendo la mirada y elaborando críticamente lo que se recibe. Para mella de nuestro orgullo recuerdo que los mexicanos pasaron de ser los desconfiables y rechazables "hermanos" a los únicos que tomaron una buena medida. Las pestes, desconocidas, temidas ancestralmente, ponen en juego también nuestra cultura política. Como espejo muestran posibilidades y miserias. No sé si el pensamiento complejo de Edgar Morin, más algo de duda, más algo de humildad seguramente, más algo de estudio, más algo de tal vez, más algo de vamos a ver. Digo, tal vez...

0 Response to LA CULPA NO ES DEL CHANCHO - apuntes desprolijos sobre la peste - marcelmaina