ELLA - marcelmaina


Quien teme perder su melancolía, quien tiene miedo a superarla, con qué alivio constata que sus temores no tienen fundamento, que ella es incurable...
Emil Cioran


Te vi derribada en la mesa de un café,
en el último café de una larga lista de uno.
Dabas pena.
Y me invitaste con tu pena a beber el vino del tintero,
el que huele a madera y suena fuerte en el estómago.
Dabas pena.
Me senté como quien no puede detener su vacío,
para pedirte que me dieras la chance de una sonrisa.
Dabas pena.
Y fue el vino vinagre fatal del hartazgo,
El tuyo y el mío, el de siempre.
Dabas pena.
Tu mirada, un triste vagón del fin del mundo,
del nuestro, del mundo que supimos perdido para siempre.
Dabas pena.
Y fue aún más cruel que practicaras una sonrisa,
mueca en aquel tiempo detenido porque si.
Dabas pena.
Vi del otro lado del cristal como niños de la calle
aplastaban sus caras contra el vidrio.
Dabas pena.
La gente seguía, precipitada en las arterias
y quise decirles que no vale la pena.
Dabas pena.
Fue no poder gritar, ni correr, ni entender,
Solo el simple paso de un tiempo exánime.
Dabas pena.
Pagué y me fui,
Sabiendo que, inevitablemente, nunca me iría de alli.

0 Response to ELLA - marcelmaina